En la Isla Lemuy, Chiloé, territorio ubicado en el sur de Chile y distante a más de mil kilómetros de Santiago, capital de Chile, se vivieron importantes jornadas de capacitación en torno al concepto de economía circular.

Dicha actividad, fue organizada por la Cámara de Turismo de Isla Lemuy con el apoyo de la Oficina de Turismo de la Municipalidad de Puqueldon.

El curso se desarrolló en 2 jornadas (16 y 17 de noviembre), que tuvieron el objetivo de fortalecer capacidades para la transición hacia la economía circular en los servicios turísticos que actualmente posee la Isla Lemuy. Los talleres fueron dictados por la experta Cote Castañeda, ingeniera civil industrial de vasta experiencia que lidera la empresa consultora Ingenativa a través de la cual asesora a empresas, organismos públicos y gremios en torno a la ejecución de proyectos de gestión de residuos.

En ambos días, asistieron actores del sector público y privado, entre ellos  la directiva del Comité Comunal Ambiental de Lemuy, la presidenta de la Cámara de turismo de isla Lemuy, Sandra Ahumada y los funcionarios municipales, Luis Becerra, Administrador municipal, Juan Carlos Nahuel, DIDECO, Franco Farfal, encargado comunal de Prodesal y Adriana Cabezas, encargada del Depto. municipal de Fomento Productivo.

ECONOMÍA CIRCULAR

El sistema económico que rige actualmente, presenta una lógica lineal en donde se extraen una alta cantidad de recursos de la naturaleza (extrayéndose muchos más recursos que los que el planeta es capaz de regenerar) que se utilizan como materia prima para la construcción de productos que posteriormente son desechados.

 En cambio, la economía circular, es un concepto que pretende repensar la economía evidenciando que la forma actual de producción masiva de bienes a nivel global no concuerda con la naturaleza finita del planeta y el carácter cíclico con el que funciona la vida, volviéndose clave la circularidad y reutilización de productos para efectos de no sobrecargar al planeta.

De acuerdo a lo expresado por la experta Coté Castañeda, “esta situación incide directamente sobre el problema de calentamiento global, el cual guarda relación con el alto consumo de energías y la gestión de residuos, cuyos factores inciden sobre la problemática ambiental”, indicó.

TURISMO

Es por lo anterior, que la gestión de residuos, resulta clave para que la actividad turística contribuya en la generación de mejores prácticas para el cuidado del medio ambiente, siendo sumamente relevante que “los materiales que se consumen en el planeta, circulen por mucho tiempo, ingresando a cadenas de reutilización, antes de que terminen en un relleno sanitario”, agregó Castañeda.

Sandra Ahumada, presidenta de la Cámara de Turismo Lemuy, señaló que, “si bien es cierto, la actividad turística representa un sector que puede llegar a utilizar una gran cantidad de productos (plásticos u otros desechables, el aporte que puede hacer la economía circular al rubro turístico es inmenso, puesto que a través del aterrizaje practico de este concepto es posible cuidar el patrimonio apuntando a la sostenibilidad en términos del respeto por el patrimonio cultural y la biodiversidad”, concluyó.

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *